BIENVENIDOS

Para nosotros es un verdadero privilegio contar con su presencia.

Gracias por visitar nuestra página web y reciba de parte de nuestro Señor Jesucristo, nuestros pastores y la congregación en general un caluroso saludo. Dios te bendiga.

Nuestro más grande deseo es el de poder ofrecerle a nuestra comunidad una organización que respeta y valora cada una de las almas que han decidido ser seguidores y siervos de nuestro Señor Jesucristo. Usted es importante para Jesús y lo es también para nosotros.

UN MINISTERIO PARA CADA CREYENTE

Dentro del Ministerio Internacional Hechos Apostólicos cada creyente tendrá la oportunidad de participar dentro de un ministerio específico. Por ejemplo; tenemos el ministerio de damas, el ministerio de caballeros, el ministerio de jóvenes, y el ministerio de niños.

Adicionalmente a estos ministerios, podemos encontrar el grupo de ujieres, el grupo de maestros, el grupo de alabanza, el grupo de oración, el grupo de las actividades y el grupo de asistencia social.

Finalmente en nuestro recorrido por cada uno de los diferentes ministerios, encontramos el departamento de publicidad, el equipo técnico de sonido, proyección y radio, el departamento de transporte y el ministerio de células en los hogares.

Nuestro deseo es que usted encuentre una forma útil de servir a nuestro Señor Jesucristo. Deseamos que pueda desarrollar a plenitud los dones y talentos que Dios le ha dado. No pierda la oportunidad de servir y a la misma vez encontrar el propósito para el cual usted fue creado.

NUESTRA HISTORIA

El Ministerio Internacional Hechos Apostólicos dio inicio a sus primeros pasos en los Estados Unidos más exactamente en la ciudad de Fort Myers en el estado de la Florida. Todo nació en el corazón y el pensamiento de nuestro Señor Jesucristo y luego lo transmitió a nuestro querido y muy respetado pastor William Parra.

Este precioso ministerio se inicio en el año 2007 y desde entonces no ha dejado de producir grandes frutos. En un muy corto periodo de tiempo hemos podido extender la misión a otras naciones. Hoy por hoy contamos con grandes proyectos que están tomando lugar en países de Honduras y Colombia.

Confiamos en Dios que esta misión será llevada a cabo a su totalidad y que el Ministerio Internacional Hechos Apostólicos seguirá creciendo en el nombre de nuestro glorioso Señor Jesucristo.

Por cuanto es la voluntad de Dios sacar del mundo un pueblo salvo para la Gloria de su Nombre, pueblo que constituye la iglesia de Jesucristo, la cual debe estar edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. (Ef. 2.20; 1 Co. 3.11).

Por cuanto se hace necesaria la permanente comunión entre los miembros de la iglesia; impartir consejos y ser instruidos en la Palabra de Dios para la obra del ministerio, y para el ejercicio de los oficios espirituales provistos en la Santa Biblia.

Por cuanto esta comunión establecida por Dios es sostenida por el Espíritu Santo, y Él es quien pone en su iglesia: evangelistas, pastores, misioneros, maestros, etc.

ENTONCES,

Nos reconocemos miembros del cuerpo de Jesucristo, y por lo tanto hermanos en la fe, todos los que profesamos los mandamientos establecidos por el Espíritu Santo en le libro de los Hechos de los Apóstoles, capítulos dos, versos treinta y ocho y treinta y nueve:

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.” (Hch. 2.38-39).

Declaramos esforzarnos para guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz, profesando nuestra adoración a un Señor, poniendo en práctica: Una fe y un bautismo, ya que tenemos un solo Dios y Padre de todos en todos:

“Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos.” (Ef. 4.3-6).