Sermones

Pasado un tiempo Esaú quien era el primogénito se dedicó a los trabajos del campo llegó un día con mucha hambre y su hermano Jacob estaba cocinando unas lentejas y su hermano le pidió que le diera un poco. A lo que su hermano le respondió: que me das a cambio, Esaú respondió: pídeme lo que quieras y Jacob le pidió su primogenitura a lo que respondió que sí.

Pasado un tiempo Isaac ya en su lecho de enfermo y ciego llama a su hijo Esaú para bendecirlo, pero su esposa llama a su hijo Jacob para que el fuera el bendecido y como este no era velludo su madre lo cubrió con lanas de oveja y fue así como Isaac lo bendijo, esto está en Génesis 27:20-27.

Luego Jacob huye de su hermano Esaú, quien lo quiere matar por quitarle la primogenitura y estaba lleno de mucho rencor.

Después de un tiempo y en su huida Jacob llega a la tierra de Labán quien era el padre de dos mujeres, sus nombres eran Lea y Raquel. Jacob se ofrece para trabajar siete años a cambio de su hija Raquel quien era la menor.

Labán al cumplirse el tiempo pactado y atendiendo el reclamo que le efectuó Jacob realizó un banquete, y ya en la noche no le entregó a Raquel sino a Lea. A la mañana siguiente al despertar Jacob y darse cuenta de que fue engañado va donde Labán a reclamarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario